Cómo hacer un cambio de titularidad de un vehículo a lo Punk

Buenas, pues esto no es tanto una noticia si no más bien un relato de cómo no cambiar de nombre una moto.

Resulta que no hace mucho, me compré una moto de segunda mano… e iluso de mí, dije… “Yo hago el cambio de nombre y así me ahorro dinero”… Mi tormento empezaba justo ahí. De entrada ya os adelanto que gracias a dios encontré una gestoría de tráfico zaragozana que me salvó la vida…

La cosa es que yo fuí a tráfico con mi nueva moto, ya comprada y pagada a toca teja, y me encontré con que necesitaba muchisimos más papeles necesarios de los que yo podía imaginarme en un primer momento.

Muchos de ellos, los necesitaba por parte de el vendedor. Vamos a hablar de “el vendedor”… lo llaman pipa, y una vez me vendió la moto… desapareció. Lo entendí pocos días después ya que la moto no funcionaba…

La cosa es que me encontré con una moto que no funcionaba y que además estaba a nombre de un tío que no me había facilitado nada los papeles, ni mucho menos me cogía el teléfono, ya que tenía miedo de que le reclamara…

Pues trás dos semanas intentando contactar con él, y pagar más de 200 euros en reparar la moto… encima me multaron por llevar una moto que no estaba a mi nombre y yo andaba con muchísimo miedo pensando que el tipo iba hasta a denunciarme para recuperar su moto…

Menos mal, que los super maños amables, se pusieron en contacto con él, y en unos pocos días mandaron a alguien a recoger la documentación y pude tener mi moto en unas condiciones “legales”… ¿qué menos no? nose.. no soy tan exigente tampoco!

En fín, un relato breve, pero os aseguro que a mí me tuvo sin dormir la ostia de días… pero ahora puedo ir con mi scoopy a donde yo quiera!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *